martes, 8 de septiembre de 2009

Reparar fluorescente. Cambiar cebador de fluorescente. Tubos fluorescentes

SUSTITUIR CEBADOR



Este es un post muy sencillo pero estoy seguro que a más de uno le servirá de utilidad.


Tenemos el fluorescente de la cocina que vemos que cada vez tarda más en encenderse. A veces tarda incluso más de treinta segundos en encenderse y no se trata del tubo fluorescente en sí que esté deteriorado porque los sustituimos hace poco y vemos que no está ennegrecido por los extremos, síntoma de que ya está gastado. Además los tubos gastados suelen parpadear y dar una luz más débil, que no es el caso.


Sin duda se trata del cebador, que es una pequeña pieza cilíndrica montada cerca de un extremo del fluorescente. Es económica y bastará sustituirla para que el tubo se encienda al instante.





Lo primero es acceder a esta pieza, para lo cual tenemos que desmontar el embellecedor traslúcido. En este caso, basta aflojar un tornillo que tiene a cada lado, en los extremos y separar las piezas blancas.



Así queda liberada la pieza traslúcida y el fluorescente está a la vista.


Conviene desmontar el fluorescente para tener un mejor acceso. Basta girarlo ligeramente hasta que las patillas de los extremos queden alineadas con las ranuras. Entonces se tira con suavidad hacia abajo y lo sacamos.


El cebador suele ir sujeto también con dos pestañas. Para sacarlo bastará girarlo un cuarto de vuelta o menos hasta que veamos que queda suelto y podemos extraerlo.



En nuestro caso, estaba hecho una pieza y se nos ha quedado la funda en las manos, pero no pasa nada, lo arreglaremos enseguida.



Debemos proceder con cuidado: desconectamos por simple precaución la luz de la casa y con unos alicates manipulamos la base del cebador girándolo un poco y extrayéndolo.




Metemos el nuevo por los dos orificios más anchos de la ranura y lo giramos hasta que quede fijo.


Montamos el fluorescente y la pantalla en sentido inverso al de montaje y ya tenemos el fluorescente como el primer día.



Los fluorescentes dan una luz muy clara y brillante. Son muy duraderos y consumen muy poca electricidad. Os animo a que coloquéis fluoresecentes en las habitaciones de vuestra casa que vayan a estar mucho tiempo con la luz encendida, como es el caso de la cocina. Aparte de todas estas ventajas, son económicos y muy duraderos, pues basta sustituir las piezas que se hayan gastado con el paso del tiempo: tubo, cebador o reactancia, y lo volveremos a tener como el primer día.



También están en boga las bombillas de bajo consumo. En los próximos post os explicaré cómo adaptar un plafón para poder montarle bombillas de bajo consumo y después lo montaremos.

¡No os lo perdáis!


-----------------------------------------------------------------


Confecciones Mora Gran gama de Uniformes laborales para los profesionales y el bricolaje casero ¡Precios sin competencia!

1 comentario:

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.