viernes, 18 de mayo de 2018

poner cámara deportiva en casco de moto, colocar go pro en casco, cámara deportiva, soporte de cámara deportiva parte 2



 
Amig@s: Ya vimos cómo adapté el soporte de mi cámara deportiva al casco. 
La sensación de poder ver tu propia conducción en el sofá de tu casa es increíble… Pero aún quedan asperezas que limar y cosas que mejorar…

Para empezar, me encontré con el problema de sonido del viento. Bastaba una ligera brisa para que se saturase el micro de la cámara y en vez del motor, se escuchase un ruido desagradable. No digamos en carretera. Era imposible escuchar el motor.

Traté de localizar el micro de la cámara, pero tras varias pruebas, descubrí que el sonido entraba por todas las ranuras. 
Cubrir la cámara con una funda que hiciese de pop-up, como he visto que hacen algunos, no me convencía. 
Puede que funcione a poca velocidad… Pero a 100km/h, creo que poco iba a mejorar.

Tras muchas vueltas, vi un vídeo (lo siento, pero perdí el enlace y no lo encuentro ahora, pero que añadiré en cuanto lo vea), donde recomendaba grabar el sonido con el móvil y que se usase un auricular provisto de micrófono. Se podía recortar los auriculares dejando sólo el micro o bien plegar los cascos y unirlos con cinta. 

Casualmente, yo tenía unos auriculares con los cables partidos, de modo que sólo tenía la clavija en un extremo y en el otro la pieza del micro. 
Hice la prueba e iba de fábula.
 
La solución, aunque parezca engorroso, es grabar sin sonido con la cámara y grabar el sonido con el móvil. Ventajas: podemos poner el micro donde queramos. 

Yo lo hice dentro del casco, con lo que el sonido parece aún más real, al ser el mismo que escuchamos conduciendo la moto. 

Además, podemos hablar para añadir algo al vídeo, ya que se grabará nuestra voz. 

Sólo tenemos que sincronizar el vídeo y el audio dando una palmada al principio de la grabación, por ejemplo, para ajustarlos al editar el vídeo.

Lo único que añadí fue un pop up casero al micro, para que fuese más ajustado dentro del casco y evitar roces que produjesen sonidos extraños. 
 

Y para colocarlo, desmonté parcialmente las esponjas del casco y metí el cable entre el casco y aquellas. No molesta para nada y queda perfectamente ajustado todo. Y muy discreto. 
He colocado el micro en la zona de la oreja. También se puede llevar un poco hacia adelante y alojarlo bajo la tela del frontal. El móvil se puede llevar cómodamente en el bolsillo del pecho de la cazadora (que es donde, además, solía llevarlo antes)
 
Para hacer el pop up, bastó recortar con las tijeras de mi Leatherman Surge un trocito de material (si no lo tenéis podéis usar goma espuma fina, o sacarlo de algún pop up que podréis encontrar en tiendas donde vendan estos recambios de equipos de sonido. 

Di la forma a ojo, doblé y uní con pegamento de cianoacrilato, que funcionó de maravilla en este material. 

Dejé una pequeña asa con vistas a engancharlo de algún modo… pero hasta ahora no la he usado.


Otra mejora fue lo que comenté en el post anterior: fijar las tuercas del soporte y adaptador de éste al interior del casco, para poder apretar o aflojar los tornillos sin tener que desmontar nada del casco. 
En este caso, fijé las tuercas con pegamento epoxi, procurando que no cayese adhesivo en la zona del tornillo. 
Para asegurarme que el tornillo no quedase hecho una pieza con la tuerca, la sujeté con cuidado con la punta de los alicates de mi Leatherman Rev, mientras con el destornillador de mi Surge giraba ligeramente el tornillo; antes que endureciese completamente el adhesivo. 

No ha quedado perfecto, porque si bien ha quedado el pegamento endurecido con la forma de la tuerca, quedando fija o encastrada, ésta no está pegada al casco. 
Lo he solventado poniendo un poco de cinta de carrocero sobre la tuerca para que, si aflojamos demasiado el tornillo, la tuerca siga en contacto con el casco. No estorba para nada y no se ve. Y permite apretar u aflojar los tornillos para modificar la orientación del soporte o incluso retirarlo.

 
Otra cuestión: no había pintado la zona blanco-amarillenta del adaptador (os recuerdo que era pegamento epoxi), y se ve bastante feo.
Solución: como no me apetecía pintar, corté con una escuadra de acero y la cuchilla de mi Leatherman Rev una rodaja de goma de cámara de bici. Entra muy encajada.

 

Queda perfecto y, además, se acopla con el casco, dando una sensación de continuidad, como si no se tratase de una pieza aparte.


Finalmente, a la hora de colocar la cámara, he hecho algunos añadidos:

Lo primero: El soporte queda totalmente fijado al casco… pero no me fío del acople de la cámara en su marco del soporte, pues va unida a éste por una sola pestaña… 
Basta colocar una goma de las usadas para el pelo que una la cámara y el marco del soporte. 
Da una gran tranquilidad y no estorba ni al objetivo ni al botón de encendido/apagado. 
En la foto he colocado la goma horizontal... Pero se puede poner vertical, presionando la lengueta, o como en la foto pero sobre el objetivo, para dar más seguridad en la zona donde podría salirse.

En segundo lugar, veo que la rosca que une el soporte a la cámara tiende a aflojarse fácilmente. No me sorprendería que en una ruta larga, pueda aflojarse y quedarse la cámara mirando "pa Cuenca"… o quedarnos sin cámara. 
Basta usar otra goma (que al ser de color negro apenas se nota) dando unas vueltas a dicho tornillo. Así evitamos tener que poner un cable o cordel por si la cámara se cayese.

En tercer y último lugar, la cámara oscila un poco en el brazo del soporte. Imagino que yendo por carretera y golpeando el viento a la cámara, puede producir vibraciones. Lo he solucionado metiendo un trocito de espuma de embalaje por la zona trasera. Queda mucho más firme. 
Tengo que mejorar esto último buscando una goma espuma de color negro en vez de ésta azul claro… pero de momento, funciona de maravilla. Y, con la cámara montada, apenas se ve.

Volviendo al sonido:
Otra ventaja de usar el micro y grabar con el móvil el sonido, es que podemos usar perfectamente la carcasa impermeable de la cámara, que si bien protege la cámara del agua, también la insonoriza. Y, por otra parte, he comprobado que grabar el audio con el móvil no agota mucho más rápido su batería ni su memoria. No sé si se ahorrará batería de la cámara quitando la opción de grabar sonido, pero desde luego, no le perjudicará.

En cualquier caso, ya sea por el formato de la imagen de vídeo que produce la grabación o por ser mi Pc ya algo viejo, la visualización del vídeo no es buena, va parándose continuamente. y tengo que usar un editor de vídeo para pasarlo a formato mp4 y, de paso, recortar los espacios muertos del principio y final del vídeo, que no tienen ningún aliciente y ocupan espacio de memoria. 

Y, ya puestos a editar el vídeo, no cuesta demasiado añadirle el sonido grabado con el móvil, sincronizarlo (recordad: el truco de la palmada), y renderizarlo en un formato de más fácil lectura para el ordenador. 
No hay comparación de una grabación con el micro interno de la cámara a una con el sonido del micro externo del móvil.
Probadlo.

Para que os sea más fácil, voy a intentar hacer un vídeo en Youtube resumiendo estos dos post dedicados a la instalación de la cámara deportiva. Ante cualquier duda, siempre podéis leeros los post o consultarme en el apartado de dudas.

.

martes, 1 de mayo de 2018

Poner cámara deportiva en casco de moto, fijación de cámara go pro no permanente, soporte para cámara deportiva,



Amig@s: Conducir en moto me produce una gran sensación de libertad… Cada vez que la cojo es una aventura… Pero hacía mucho que echaba de menos poder grabar en vídeo mientras conducía para después verlo en casa y disfrutar doblemente. También es buena forma de repasar nuestra conducción con vistas a corregir errores.
La cosa es que me han regalado una cámara deportiva y ahora viene la pregunta del millón: ¿Dónde la pongo? 

En una sesión de prueba, me puse alrededor del torso un pulpo de la moto y ahí enganché la cámara con uno de los accesorios. 
Era provisional, pero se trataba de una conducción urbana de corto recorrido. 

Me gustó la experiencia, aunque la cámara quedaba un poco baja, la cazadora tapaba el objetivo de vez en cuando, el sonido de la moto variaba por estar la cámara pegada al cuerpo; y al parar en los semáforos, se notaba el movimiento de la respiración… 

Lo ideal es poner la cámara en el mentón del casco, ya que ahí produce una visión mucho más parecida a la que tenemos cuando estamos conduciendo, y se mueve con nuestra cabeza, pudiendo apreciar detalles en los que nos fijamos mientras conducimos.
Tras ver varios vídeos en Youtube, unos más sencillos de realizar y otros más complejos; vi que, en efecto, ése es el mejor lugar… Salvo un problema: en los vídeos pegaban el soporte de la cámara al casco con adhesivo de doble cara, con lo que si queremos usar otro casco, tendríamos que comprar otro soporte y pegarlo…O si se nos rompe la cámara y/o dejamos de usarla, tenemos que quedarnos para los restos con el soporte puesto, o arriesgarnos a quitarlo y dejar el casco feo… Quería hacer algo que se pueda poner y quitar.
Tras darle muchas vueltas voy a empezar haciendo un adaptador para que el soporte de la cámara se adapte a la forma del mentón del casco. 
Después fijaré con dos tornillos el adaptador y el soporte al casco, de modo que si queremos retirar el adaptador, tan sólo tendremos que quitar esos tornillos y poner un par de pegatinas, tapones de los que se colocan en los tornillos allen para disimular la cabeza… y el casco quedará impoluto. Si no queréis usar tornillos, con el adaptador, podréis pegar el soporte sin problema..
Pero, vamos por partes…

Lo primero es ver la viabilidad de este proceso. Mi casco es modular, por lo que tenemos que asegurarnos que los orificios y los tornillos que coloquemos no afectarán a ningún mecanismo, como el de apertura del frontal, o el respiradero frontal. Para ello, comenzamos desmontando la mentonera por la parte trasera (el interior). 

En mi caso, basta retirar el cortavientos, que va con clips a presión; 



 
 
la carcasa de plástico, que va fijada con 5 tornillos que retiré rápidamente con mi Leatherman Supertool300

y una pieza similar al porexpan que está situada entre la carcasa y la pieza anterior en la parte frontal.
Vemos que en la zona que hay bajo la entrada frontal de aire se pueden hacer dos taladros.
Para hacer la pieza adaptadora del soporte, voy a usar cinta de carrocero y pegamento epoxi de dos componenentes…
Empezamos

Como no queremos pegar directamente el soporte al casco, sino hacer una especie de almohadilla rígida que adapte ambos, cubrimos el frontal del casco con cinta de carrocero. Hacemos lo mismo con la base del soporte, por la zona donde debería pegarse al casco.
Preparamos un poco de pegamento epoxi. Ya sabéis: cantidades iguales y a mezclar bien.
 
Lo colocamos en el centro del soporte y pegamos al casco. 

Es buena cosa, haber marcado previamente con lápiz sobre la cinta de carrocero que cubre el casco la forma del soporte… así quedará más centrado y derecho.
Yo, para asegurarme que quedase lo más horizontal posible, lo apoyé sobre la superficie de mi Leatherman
 Así al estar el casco y la Leatherman en la misma línea -sobre la mesa-, se puede alinear mejor la carcasa. Aconsejable recubrir lo que usemos de calzo –en este caso mi Leatherman- con film de cocina transparente. Es probable que caiga adhesivo sobre ella…
Lo bueno del epoxi es que endurece lentamente, con lo que podemos ir corrigiendo la posición con tranquilidad… pero en unos diez o quince minutos, se queda como una piedra.
Esperamos veinte o treinta minutos, para asegurarnos que todo esté bien fijado, y podemos ir preparando pequeñas cantidades de epoxi  e ir añadiendo entre los huecos. 

El epoxi al principio es muy líquido. Podemos aprovechar para que penetre bien en las zonas más estrechas. Después, podemos colocar el epoxi que ya empieza a espesar para las zonas más separadas. Yo usé menos de media jeringa para hacer este soporte… unos 50 ó 60 céntimos de costo… ¿Se puede pedir más?
Mientras va endureciendo el pegamento, podemos manipularlo para que no sobresalga o para que lo que sobresalga podamos colocarlo donde falte… 

Una vez endurecido, como media hora o 45 minutos, podemos quitar la cinta de carrocero que colocamos sobre el casco. 

El adaptador saldrá con ella. 
Igualmente, podemos separar el adaptador del soporte.
 
Ahora podemos sanear un poco el adaptador con la cuchilla, aprovechando que el epoxi aún está tierno, con textura como de goma. Se trata de recortar el exceso, las rebabas...

Al día siguiente, con el epoxi ya duro por completo, podemos pasar la lima para retirar todo lo que sobresalga del soporte y que tenga un acabado más liso y regular. Yo usé la lima de mi Leatherman Supertool 300.

Podemos pintar el adaptador en negro o gris, pero como lo tengo en fase de pruebas, de momento lo he montado así.
Lo siguiente es perforar el soporte en los lugares que ya habíamos visto previamente que no estorbarían a nada de la parte trasera del mentón. 
Yo usé una broca justo del grueso de los tornillos que iba a emplear. 

Tras taladrar el soporte lo avellanamos con una broca más gruesa ¡¡¡Cuidado, que como nos pasemos un poco, atravesamos el soporte!!!
Buena cosa es que una vez hayamos realizado los orificios y sus correspondientes avellanados, comprobemos que la pieza que tiene que acoplarse en el adaptador entre sin roces. Si no es así, tendremos que dar otra pasada.
Un detalle: no hagáis los orificios perpendiculares al soporte, sino perpendiculares a la superficie del casco. Basta darle cierta inclinación.
Como hice los orificios demasiado cerca del extremo, las cabezas de los tornillos no podían entrar del todo, chocaban con las lengüetas del soporte. 

Con la lima de mi Leatherman Surge, comí lo justo de las lengüetas para que entrasen las cabezas.
Seguidamente, colocamos lo mejor centrado posible el soporte en el adaptador y volvemos a taladrar para que también el adaptador quede perforado.
 
Colocamos el adaptador y el soporte sobre el casco, esmerándonos en que quede bien colocado, y perforamos el casco. 

No es mala idea fijar el soporte con cinta de carrocero para que no se mueva durante el taladrado… O bien, que alguien lo sujete mientras taladramos. 

Yo lo hice solo y a pelo, por lo que se movió ligeramente. No pasa nada, todo tiene arreglo.

Como decía, si no fijamos bien las piezas, es muy probable que no quede bien centrado, No pasa nada… basta meter una broca ligeramente más gruesa tanto en el soporte como en el casco. 
Esto nos dará juego para poder mover el soporte hasta que quede perfecto.
Ya podemos colocar los tornillos con arandela y tuerca por detrás.
Al tratarse de unos tornillos muy finos, no pude disponer de ninguna llave que pudiese sujetar las tuercas para apretar los tornillos. No importa, con los alicates de mi Leatherman Rev, los sujeto mientras con el destornillador de mi Surge aprieto los tornillos.
Procuro, eso sí, no apretar en exceso. 

Como dije, se trata de una prueba, pero más adelante, colocaré un trocito de cinta de doble cara para garantizar que no se mueva nada.
Con unas tenazas podemos cortar el sobrante de los tornillos dejando lo suficiente para que podamos retirarlos y ponerlos sin dificultad.
Una cosa que yo no hice, sería poner una gotita de pegamento de cianoacrilato o de fijador de tornillos en las tuercas, para que no se nos aflojen con el uso. 

También podemos fijar las tuercas al casco de forma similar para facilitar poner de nuevo los tornillos si queremos quitar el soporte para perfeccionarlo, ponerlo en otro casco, etc.. Y después volver a colocarlo fácil y rápidamente.
 

Para asegurarme que la pieza de porexpan encaje bien pese al bulto de los tornillos y las tuercas, practico un pequeño hueco en las zonas correspondientes usando la punta de los alicates de mi multiherramienta.
Probamos… Y encaja perfecto. La dejamos puesta y seguimos con el montaje.
 

 
Y ya tenemos el soporte de la cámara listo para usar.

viernes, 20 de abril de 2018

Soporte para cámara, adaptador para trípode, soporte para trípode,



ADAPTADOR PARA CÁMARA

Amig@s:
Cada vez estoy haciendo más vídeos para publicar en Youtube. Imagino ya conoceréis mi canal y os habréis suscrito ¿Verdad? Je, je, je… En serio, la cosa va que uso para los vídeos mi cámara de fotos. Hace unos vídeos aceptables, es ligera, cómoda… 
Pero tiene un inconveniente que suele ser común a las cámaras de fotos, en especial cuando se usan para grabar en vídeo: la batería. 

En efecto, la batería se agota relativamente rápido y es un engorro tener que desmontar la cámara del soporte del trípode para cambiar la batería, aparte que se moverá la cámara de posición y tendremos que entretenernos en volver a encuadrar... Y, con un poco de mala suerte, la batería recién colocada no estará a tope de carga, con lo que enseguida tendremos que volver a repetir.

La solución es tener varias baterías y poder cambiarlas rápidamente…
 
Por eso he ideado este sencillo soporte. No es más que una pletina de hierro que tenía por el taller a la que he hecho tres perforaciones.
Materiales y herramientas:
.Trozo de pletina de hierro de unos 120x17x2mm
.2 tornillos con rosca compatible con la base de la cámara
.2 tuercas con rosca compatible con el tornillo de soporte
del trípode.
.2 arandelas con goma.
.Adhesivo epoxi.

 
En la del extremo ponemos un tornillo (perno) que sea de la misma rosca que la que tiene el soporte del trípode para fijar la cámara. Para evitar que el tornillo entre más de la cuenta y pueda dañar la rosca de la cámara, he incorporado otra tuerca a modo de arandela espaciadora… Aunque en vista del buen resultado –llevo meses usándolo-, estoy planteándome cortar el tornillo para dejarlo a la medida, y así prescindir de la tuerca espaciadora.
 
Para terminar esta parte del accesorio, he pegado a la pletina por la zona donde sale este tornillo, una arandela metálica con cobertura de goma (se suele usar para fijar las chapas con tornillos autoperforantes). 
Si no encontráis estas arandelas, se puede hacer una con cámara de neumático y funcionará igual.
 

En la parte opuesta de la chapa, basta colocar ésta sobre la pieza de fijación del trípode y usar una tuerca compatible con el tornillo de la fijación. Así queda la pletina fijada a la base del trípode. 
 
No hace falta apretar en exceso… Simplemente lo he hecho sujetando la tuerca con los alicates de mi versátil Leatherman Rev... 
Y girando la rosca por la parte opuesta, como si estuviésemos colocando la cámara.

 
Y en la parte central, he pegado otra arandela con goma para que la cámara quede alineada con la pletina y no roce con ella. 
Me he cuestionado -a modo de mejora estética- recortar lo que sobra de pletina. Pero, realmente, así no me estorba y se puede extender más caso que utilice otra cámara, por ejemplo.
 
Es un invento muy sencillo, pero que permite extraer en un momento la batería para sustituirla –y también la tarjeta de memoria (olvidé comentarlo antes)-, con lo que podemos hacer el cambio y seguir grabando sin tener que interrumpir el trabajo desenroscando y enroscando la cámara al trípode y variando en el proceso la orientación de la cámara. Muy, muy práctico.
La pletina es suficientemente rígida como para que la cámara no vibre y se mantenga estable. Y, permitiendo a la vez poder doblarla ligeramente para lograr mejorar la horizontalidad de la cámara si el terreno es desigual, sin tener que tocar el trípode.

 Todo está hecho con materiales reciclados que tenía por el taller ¿Se puede pedir más?

.