sábado, 13 de enero de 2018

Reparar imperdible



 

Amig@s: ¿Sabéis cuál es el colmo de los colmos? Perder un imperdible. Je, je, je

Bueno, chistes aparte… ¿Quién no se ha encontrado alguna vez con que necesitaba un imperdible para un apaño rápido y no lo tenía? ¿O lo tenía, pero estaba con la cabeza aplastada por haberlo pisado accidentalmente y quedar inutilizado?
Pues de eso va este post. No todo van a ser reparaciones o restauraciones más o menos sofisticadas en la moto o en complicados electrodomésticos. 
A veces, reparar algo tan económico y sencillo como un imperdible, nos puede sacar de un apuro. De hecho, yo adjunto a mi Skirt ps4 –que siempre llevo encima- una aguja, un trozo de hilo… y un imperdible.

Pues bien… tenemos el caso que el imperdible tiene la cabeza aplastada, por lo que la parte punzante no entra en ella, quedando inutilizado. Es domingo, las tiendas están cerradas y no podemos comprar otro… ¡Esto es una emergencia!
 
Bueno, basta coger un par de Leatherman. En este caso, Mi fiel Supertool 300 y una de las últimas que conseguí: la Signal. Vale cualquiera, pero son las que tenía a mano en ese momento.
 
 
Basta sujetar con los alicates el imperdible y con la cuchilla o el punzón de la otra, ir abriendo la cabeza por la zona donde debe entrar el pincho del imperdible. 
En un instante tendremos el imperdible nuevamente en uso, como si no hubiera pasado nada.

Hago hincapié en sujetar con alicates el imperdible mientras agrandamos la zona de la cabeza que se ha cerrado, porque si se nos escapase la cuchilla mientras sujetamos la cabeza con los dedos podríamos lastimarnos. Hasta en las chapucillas más sencillas, tenemos que tener cabeza y tomar las necesarias precauciones.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Pintar piezas metálicas, restaurar moto,




Amig@s: Ya sabéis que estoy restaurando mi moto. 
Los años no pasan en balde y las piezas van sufriendo pequeños arañazos y roces que con el tiempo se convierten en zonas oxidadas. 
Si no tratamos estas piezas de hierro, acabarán perdiendo su funcionalidad.


Para pintar estas piezas he usado una pintura de calidad que se puede aplicar incluso sobre el óxido. Aunque lo recomendable es dar primero un convertidor de óxido y/o imprimación.

Lo cierto es que no lograba con la brocha un buen acabado, ya que la pintura al ser espesa y tener un secado muy rápido, se quedaba con las marcas de las cerdas. 
Probé a diluir la pintura… Pero aún así quedaban rayas y por mucho que peinase la pintura (dar con suavidad en sentido transversal a la pasada anterior), el resultado era malo.


Recordé que, en alguna ocasión que tenía el mismo problema con el barnizado de la madera, usaba muñequillas caseras en vez de paletina. 
Las hacía con un palito de los usados para elaborar los pinchitos morunos o brochetas, cubría con una bolita de algodón el extremo y lo cubría con tela. Finalmente, ataba con hilo la tela y cortaba el sobrante. 

Daba muy buen acabado, aunque en este caso necesitamos más precisión para entrar en las esquinas y recovecos.
 
Así que he tirado de la imaginación y los recursos… y he pensado que podría hacer algo similar con un material que ya he usado otras veces para otros menesteres: espuma de las que se encuentran en los embalajes. Tambien he usado un retal de tela de una camiseta vieja, alambre y cinta de celofán.
 
Con la cuchilla de mi Leatherman Surge he cortado un cuadrado de este material, he doblado un alambre por la mitad y lo he retorcido un poco para darle forma. 
He clavado las dos puntas del alambre en la espuma… y ya está la muñequilla lista.

Problemas: 
Que en cuanto empezamos a pintar el alambre termina de atravesar la espuma y tenemos que estar continuamente sujetando la espuma para evitarlo. 
En segundo lugar, la espuma es ligeramente rugosa y, aunque mejora el acabado respecto a la paletina, sigue dejando marcas.
 
Así que he dado con la solución perfecta: hacer algo similar a lo anterior, pero haciendo un doblez extra al alambre con los alicates de mi Surge, que sirva de tope para que no penetre más de la cuenta en la espuma… Y cubrir la espuma con una tela de algodón suave (camiseta, sábana…). 

Para esto, basta rodear la espuma dejando que sobre un poco. Como en principio no es retutilizable, no vamos a esmerarnos mucho en el acabado y con celofán he dado varias vueltas para que conserve la forma. También podéis usar alambre, cuerda, hilo, goma elástica...

Seguidamente, cortamos la tela sobrante con tijeras. 
En mi caso, he vuelto a recurrir a mi Leatherman Surge
 
 
Y para evitar que el sobrante de tela quede tieso, podemos terminar de rematar con un poco más de celofán.

Tras dar una ligera pasada de lija a las piezas, he pasado el invento con pintura ligeramente diluida en disolvente… Una maravilla.
Deja un acabado casi perfecto. 
Además, podemos acceder a los recovecos por la flexibilidad de la espuma; peinar (que en este caso ya no quedan rayas); e incluso añadir en algún punto donde nos hayamos pasado con la lija una capa algo más gruesa de pintura, ya que nos permite aplicar la pintura en capas muy, muy finas o más gruesas, según lo requiera la pieza. 
 
Tanto la espuma como la tela, absorben algo de pintura, con lo que permiten el acabado que deseemos.

Lo realmente importante es dejar inicialmente la pieza sin restos de grasa ni suciedad, y lo más lisa posible antes de pintar. Yo he limpiado con disolvente y dado una pasada de lija, tras la que he pasado un trapo para eliminar el polvo.

Espero os sirva... Voy a dar otra mano.
.


lunes, 20 de noviembre de 2017

Pérdida de gasolina entre grifo y depósito, Mi moto pierde gasolina, Junta de grifo de gasolina mal, reparar fuga de gasolina, pérdida de gasolina, cómo solucionar fuga de combustible,



Amig@s: Ya os he mostrado Muchas reparaciones y trucos que le he hecho a mi moto, una Yamaha Sr 250 Special.

Pero desde hacía unas semanas venía arrastrando un problema: perdía gasolina por la unión entre el grifo y el depósito.
 
En mi caso, lleva una junta tórica que es la encargada de impedir que el combustible se filtre hacia el exterior por esa zona…

Pero empecemos por el principio:
Ya os mostré cómo trucar el grifo de la gasolina para anular el sistema de succión. 
Funcionaba perfectamente, pero siempre hay que estar cerrando el paso de la gasolina al parar la moto o corremos el riesgo que si falla la válvula de aguja del carburador y se filtra gasolina por la junta del asiento de la válvula, o se inundan las boyas por un poro; la gasolina no se cortará e irá a parar al filtro del aire e incluso al cárter, diluyendo y estropeando el aceite. 

Como más vale prevenir que curar, opté por reparar el grifo comprando un kit de reparación. Este kit, incluye la junta del grifo con el depósito.

Cambié la membrana del grifo y dejé sin sustituir las demás juntas incluidas en el kit, porque para cambiarlas siempre hay tiempo y las mías parecían estar bien… Pero tras montar el grifo, noté que empezaba a rezumar gasolina.


En estos casos es algo complicado saber exactamente de donde procede la fuga… 
Así que reapreté los tornillos traseros del grifo… y observé que la junta original estaba ligeramente aplastada por un extremo, el más cercano al tornillo trasero del grifo.
No le di mayor importancia y sustituí la junta vieja por la nueva del kit… Para mi sorpresa, salía aún más gasolina.

El olor a gasolina era bastante intenso, lo que indicaba que no se trataba de un ligero rezume, sino de casi un goteo… Así que empecé a preocuparme y devanarme los sesos: que si poner una junta más gruesa, que si calzar la rendija del grifo donde se aloja la junta para que ésta sobresalga más y presione con más firmeza…

Por internet, la búsqueda fue totalmente infructuosa: todos acababan poniendo una capa de masilla para sustituir la junta original. Yo pensé que si el grifo viene así, es porque  ése es el mejor sistema y que lo que debería hacer es tratar de repararlo.

Empecé por lo más básico: quitar el grifo y pasar lana de acero 00 sobre la zona del depósito donde se asienta el grifo. 
A veces un poco de suciedad, o de la misma pintura que se haya saltado por efecto de la gasolina, puede estropear la estanqueidad… Pero seguía rezumando. 

Probé a sustituir los tornillos originales por unos allen con junta de Nylon, tan eficaces como los originales que tienen una junta de cartón (ya había descartado que la pérdida fuese por el grifo o por los tornillos, pero por probar…). Y nada de nada…seguía rezumando gasolina.

También probé a poner un relleno de papel de aluminio en el asiento o ranura de la junta tórica en el grifo, para ver si así ésta se presionaba más y hacía la estanqueidad que debería tener… pero fue aún peor. 

Al principio, bien. Pero tras dar una vuelta en la moto, había casi un goteo de gasolina por la junta. Desmonté otra vez el grifo y vi que por la zona del tornillo de atrás, estaba la junta mucho más hundida…


Esto me terminó de dar la pista definitiva. El problema era que la junta no se presionaba uniformemente y por eso no sellaba bien.

SOLUCIÓN:
Materiales:
Tijeras, Perforadora o troqueladora de papel y Destornillador.
 
La solución sería poner una arandela fina entre el grifo y el depósito para que la junta no se apriete tanto en la zona trasera y selle uniformemente. 
La arandela hace que aumente la distancia entre grifo y depósito (ya que queda entre ambos), haciendo que la junta quede menos aplastada en la zona donde coloquemos la arandela.

 
Probé primero con una arandela de aluminio fina… Fue colocar el depósito… y la poca gasolina que tenía dentro se caía a chorros.

Pero, sabía que la clave estaba ahí… y probé con algo más delgado: una arandela fabricada con cartón de una etiqueta, mucho más delgada que la arandela de aluminio.

Y mano de santo: la fuga se ha cortado radicalmente y no sale ni gota.
Para hacer la arandela, comencé perforando la etiqueta con un sacabocados. Si en vez de este cartón, usáis papel de juntas, puede que os vaya aún mejor…
Seguidamente, vamos perfilando con las tijeras. 
En este caso usé las tijeras de mi Leatherman Surge, que siempre tengo a mano, y hacemos primero un cuadrado alrededor del orificio, procurando cortar siempre a la misma distancia del borde del agujero. 
Seguidamente, cortamos las cuatro esquinas. 
Y continuamos hasta dejarlo todo lo redondeado que queramos por el borde.
 
 
Se monta el grifo con la junta, en este caso con mi Leatherman Rev, o con un destornillador que tengáis a mano… y solucionado.

Igual vuestro depósito está más deformado y necesitáis más de una arandela, No hay problema.

Otra solución sería tratar de enderezar el asiento del grifo, en el depósito, para lograr corregir el desnivel del grifo. 
O incluso poner una capa de resina de la usada para revestir el interior de los depósitos y protegerlos del óxido, y después lijar hasta emparejar. Yo he escogido la solución más sencilla.

Caso que la junta de cartón deje de hacer su trabajo, intentaría hacer una arandela fina de Nylon, fleje de acero u otro material que resista bien la gasolina…

Lo importante es saber dónde está el fallo para poder darle solución…

Y os aseguro que me he hartado de buscar por internet y lo más que lograba encontrar es solucionarlo poniendo capas de productos que sustituían la junta original.

Con mi sistema, seguimos conservando todo como estaba la moto de origen, salvo la arandela añadida.
Espero os sirva.

Y os dejo…¡Voy a dar una vuelta en la moto!

.